Deducibles

 

Los deducibles del seguro son los gastos de su bolsillo cuando presenta el reclamo a su póliza de seguro.  En el caso del seguro de auto, los deducibles son cantidades directas fijas en dólares.Muchos conductores han escuchado de las pólizas de auto con deducible de $500.  El caso del seguro de casa es más complicado.  En la mayoría de los casos, los deducibles del seguro de propietario de vivienda equivalen a cierto porcentaje de la cantidad de seguro de la casa.  Algunos propietarios piensan erróneamente que su deducible es un porcentaje de la cantidad reclamada.  No lo es así. EL DEDUCIBLE ES UN PORCENTAJE DEL VALOR ASEGURADO DE LA PROPIEDAD. Esto significa que cambia a medida que cambia el valor asegurado.

 

Hace veinte años, se acostumbra ver casas aseguradas con deducibles fijos en dólares.  Desde entonces, las compañías de seguros han cambiado poco a poco a deducibles en porcentajes.  A partir de 2014, LAS COMPAñIAS DE SEGUROS TIENEN QUE ENUMERAR AHORA LA CANTIDAD ACTUAL (EN DOLARES) POR CADA DEDUCIBLE EN LA PóLIZA.

 

Es importante tener en cuenta que las pólizas de propietario de vivienda típicas tienen dos deducibles diferentes que aplican según la causa de la pérdida.Uno de los deducibles aplica a los daños por viento o granizo mientras que el otro deducible aplica a la mayoría de los demás tipos de pérdida (incendio, robo, agua, etc.).  A menudo, la cantidad de ambos deducibles es igual, pero no necesariamente.La mayoría de las pólizas de seguro de propietario de vivienda actualmente tienen un deducible del 1% para todas las causas de pérdida que están sujetas a un deducible.  Un deducible del 1% sobre una vivienda asegurada a $200,000 equivale a un costo de bolsillo máximo al dueño de la póliza de $ 2,000 por reclamo.

 

Los propietarios que viven en zonas propensas a huracanes, tornados, o tormentas de granizo fuerte deben prestar atención especial al deducible de vientos.  Ciertas compañías de seguros en las zonas costeras, como la Asociación de Seguros contra Huracanes de Texas (TWIA), ofrecen deducibles del 5% o más para tormentas de viento fuertes.  Estos deducibles pueden reducir las primas que de otra manera serían altas, pero algunos asegurados se han visto sorprendidos por la cantidad de los gastos de su bolsillo después de un huracán.  Por ejemplo, si una casa de $200,000 con un deducible del 5% sufre daños de $10,000 dólares debido al huracán, el asegurado tiene que pagar los $10,000 dólares enteros de su bolsillo.

 

Para evitar sorpresas después de un reclamo, el asegurado debe saber la cantidad en dólares de cada deducible de la póliza.  A partir de 2014, las compañías de seguros tendrán que incluir estas cantidades en la póliza.  Antes de esa fecha, el asegurado tenía que calcular los deducibles por sí mismo o con la ayuda de su agente, y escribirlas en la póliza.

 

El asegurado debe revisar y comparar toda opción de deducibles que exista con su agente y debe tener un plan para los gastos de su bolsillo antes de seleccionar una póliza con deducibles altos.Tenga en cuenta; algunas empresas exigen un deducible especial alto para la cobertura de tormentas tropicales y huracanes como condición de la póliza.  No todas las aseguradoras lo hacen, por lo que es importante conocer los precios y comparar diferentes opciones para encontrar un seguro que se adapte a sus necesidades.

 

Al considerar una póliza, asegúrese de entender cuál será el costo de su bolsillo.  Siempre consúltele a su agente sobre las opciones de deducibles, así como sobre su riesgo de pérdidas.Pregúntele si su zona es propensa a determinados tipos de pérdidas, como granizadas o incendios forestales.Si un agente parece no estar seguro de lo que debe hacer, estudie otras pólizas y hable con alguien más.Una mala decisión podría costar miles de dólares si tiene que presentar un reclamo.